domingo, 14 de diciembre de 2008

La influencia de Ayne Bru en Salvador Dalí

"Dalí desnudo"
Mucho se ha dicho de Salvador Dalí y la influencia que ejerció en su obra el arte de los siglos XV y XVI. Se habla principalmente de El Bosco, para muchos este artista holandés, del que apenas se conoce hoy su vida, es el principal antecesor del surrealismo. Sus composiciones llenas de extranos personajes con no menos extranas actitudes hacen que obras como "El Jardín de las Delicias“ no dejen indiferente a nadie. Parece evidente que Dalí se inspiró en este tríptico del Museo del Prado a la hora de crear su mundo onírico y su pintura Paranoico crítica, como él mismo la definió.

Sin embargo, este post está dedicado a otro artísta contemporáneo de El Bosco que también sirvió de inspiración para el genio surrealista: Ayne Bru. La vida de este autor si que es un misterio aunque se sabe que estuvo activo en Cataluña entre 1502 y 1507. Se cree que es de origen alemán, probablemente de la ciudad de Brünn, de donde toma su apellido.

La obra que nos ha llegado de este artista es escasa, pero de gran calidad. Las tablas más conocidas se exponen hoy día en el MNAC de Barcelona: "Sán Cándido“ y "La degollación de San Cucufate“. De éste último, pintado para el antiguo retablo mayor del Monasterio de Sant Cugat, es del que se encaprichó Salvador Dalí, que copió al perro que aparece en la parte inferior derecha en varias de sus obras.
"La degollación de San Cucufate"


El animal, que en la tabla de Ayne Bru duerme apaciblemente mientras degollan al santo, aparece dormido bajo el agua en dos obras de Salvador Dalí: "Dalí desnudo“ y "Dalí a los seis años“. Dado el carácter autobiográfico de las obras, ya que ambas tienen como tema principal la persona de Salvador Dalí, puede ser que el perro bajo el agua simbolice algún rasgo de su personalidad.

"Dalí a los seis años“

sábado, 1 de noviembre de 2008

Hugo Van der Goes, de Monforte a Berlín

El llamado "Altar de Monforte" causó un litigio diplomático entre España y Alemania a principios del siglo XX, justo antes de que explotara la I Guerra Mundial. La obra, también llamada "La adoración de los Reyes", fue pintada por Hugo Van der Goes hacia 1470. Hacía varios siglos que permanecía practicamente olvidada en el Monasterio de Monforte de Lemos, que aunque atesoraba numerosas obras artísticas, estaba en estado ruinoso y necesitaba reformas urgentes. El edificio pertencía a la Orden de los Esolapios y dependía del Duque de Alba, también Duque de Lemos, el cual, tras negarse a pagar las reformas autorizó la venta de la obra.

Los escolapios intentaron en un primer momento vender la obra al Museo del Prado. El Estado Español se negó a su compra y fue entonces cuando el "Kaiser Friedrich Museum" de Berlín se interesó por el cuadro ofreciendo el doble del valor que la orden habían estipulado en un principio. Cuando saltó a los medios la noticia de la venta de la obra, causó un importante revuelo popular, hasta el punto de convertirse en asunto de estado. La obra llegó a estar embargada y el propio Duque de Alba tuvo que declarar en el Congreso. Después del cambio de gobierno en 1913 y la llegada de Romanones a la Presidencia, el cuadro embarcó finalmente a la pinacoteca alemana.


Este altercado puso en evidencia el interés del Estado español por las obras de arte y forzó la creación de leyes que avitaran la venta al extranjero de importantes obras de arte. Gracias a que periódicos como La Vanguardia tienen hoy en día toda su hemeroteca online y de forma gratuita, podemos leer lo que en su día se publicó al respecto, como este artículo publicado el 30 de julio de 1910.

BURKA POP

Según publicó la prensa ayer, una exposición de la artista Sarah Maple en una galería londinense está levantando cierta polémica en Inglaterra. Sus obras, con frecuentes alusiones a la religión y al sexo han creado revuelo en ciertos grupos de la comunidad islámica. Su propia condición como musulmana y británica, la lleván a reflejar en sus obras esa dualidad o paradoja, según se mire. La artísta de 23 años pertenece a la nueva generación de jóvenes nacidos y crecidos en plena era de la globalización. Ella misma ha adaptado desde niña sus creencias islámicas a la cultura occidental. Según dice no pretendía ofender a nadie. Sus obras son sólo un retrato de su misma identidad social.


La obra Blue, Badges, Burka (2008) es un claro ejemplo de este mestizaje cultural. El retrato de una mujer cubierta por un Burka hace alusiones directas a la obra de Peter Blake, Self protrait with Badges (1961), icono del Pop Art británico.

La exposición que incluye videocreaciones, fotografías y pinturas, puede verse hasta el 17 de noviembre de este año 2008 en Salon Gallery de Londres.

Fuente: El País


miércoles, 29 de octubre de 2008

ESTAMPA Vs ARCO


Se inaugura la XVI edición de Estampa. Ya instalada en IFEMA y ofreciendo multitud de disciplinas artísticas, parece que ha dejado lejos su etapa en la Casa de Campo. Entonces se limitiba mucho más al grabado, inversión barata y segura. Ahora ofrece además fotografía, escultura o video-arte. Las comparaciones con ARCO son cada vez más inevitables, aunque todavía le queda mucho para alcanzarla. Aunque respaldada por la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre acudió a la inauguración, no cuenta ni con la proyección internacional, ni la publicidad, ni los inversores con los que cuenta ARCO.

Envase 3, 2008, Fotografía (Serie Consu_mismo). Obra de Alejandra Garrido

Pero es en la decima convocatoria de Tentaciones, celebrada dentro del contexto de Estampa, donde podemos encontrar algunas de las propuestas más frescas. Frente a los grabados de artístas consolidados como Picasso, Chillida o Feito, se exhiben las propuestas de diez jóvenes artístas. Es el caso de la madrileña Alejandra Garrido, que con su obra hace una crítica perspicaz e irónica a las ansias consumistas de la sociedad actual.


Zoofilia en París


Una galería de arte se ha visto obligada a descolgar varias fotografías en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo (FIAC) de París por su presunto contenido zoofílico. El artista, Oleg Kulik aparece desnudo en posiciones un tanto eróticas, que no pornográficas, con un perro. Al parecer varios agentes vestidos de paisano se se personaron el pasado viernes en el stand de la galería rusa XL para llevarse las obras e interrogar a los galeristas.

La noticia ha preocupado a gran parte de artistas e intelectuales franceses. El Observatorio de la Libertad de la Creación ya ha lanzado un comunicado para denunciar lo sucedido.

El erotismo haciendo referencias al mundo animal ha sido una constante en el arte occidental, y las obras de Kulik son comparables a muchas obras maestras. La mitología, fuente de inspiración artística durante siglos, está cargada de referencias zoofílicas. Un claro ejemplo es Leda y el cisne, pintado por maestros como Da vinci o Correggio.



En el mito, Zeus se transforma en cisne para poder violar a Leda. Rubens es quizá el pintor que ha realizado una versiones más explícitas. A mi juicio es bastante más subida de tono que el beso de Kulik y su perro, incluso el cuello alargado del ave puede interpretarse como una referencia fálica. El mito del "Rapto de Europa" es un caso similar, sin embargo las representaciones pictóricas que hicieron al respecto figuras comos Tiziano o Vouet no alcanzan el grado de erotismo que "Leda y el cisne".

lunes, 27 de octubre de 2008

La Bienal de Sao Paulo, más desnuda que nunca


La 28° edición de la Bienal de Sao Paulo se acaba de inaugurar con las paredes vacías, sin obra física. Los cuadros y las esculturas se quedan a un lado para dar el protagonismo a la reflexión y a otras formas artísticas. Se espera que el Edificio Niemeyer se convierta en un espacio para la experimentación, donde los artistas interactúen, discuten, y se lleven a cabo proyectos o performances improvisadas.

En la tercera planta se ha instalado una biblioteca, el archivo histórico de la Bienal, un auditorio, salas de reuniones y de lectura: Un espacio pensado para la colaboración, la creación y la innovación.

En palabras de su comisario, Ivo Mesquita para ABC: “Pretendo provocar con este gesto, generar una discusión. Sé que fui muy pasional al tomar esta decisión. Pero la gente acaba yendo a las bienales sin expectativa alguna. Van como si fuera una obligación. No hallan sorpresas; no ocurre nada. Acostumbrados a ver los espacios llenos, surgirán preguntas al verlos vacíos. Será una especie de exposición virtual, una instalación, donde se promoverá la discusión y el debate; una crítica de las bienales desde una de ella“

Aunque sea una iniciativa aparentemente arriesgada, no llamaría tanto la atención en el mundo del arte sino se llevara a cabo en la consolidada Benial de Sao Paulo. El del arte contemporáneo está ya habituado a todo. Cualquier extravagancia es incapaz de provocar. Parece imposible gestar algo realmente innovador y revolucionario en el arte. En un mundo en el que todo parece estar inventado, sólo esperamos que este experimento no caiga en saco roto, y que se convierta en un punto de inflexión para empezar a ver las bienales de otra manera: Cada vez más como un espacio de creación, en vez de exposición.


Fuente: ABC


viernes, 19 de septiembre de 2008

¿Pintura holandesa en el Museo del Prado?




Estos días asistimos a la invasión de Rembrandt en los medios de comunicación. Todos los periódicos nacionales y revistas de arte hablan sobre la exposición que el Museo del Prado celebra en torno a la figura del artista holandes.

Hay que celebrar este gesto del Prado, ya que como bien es sabido el museo sólo cuenta con una obra de Rembrandt, Artemisa. El arte holandés escasea en las colecciones del país.,tanto públicas como privadas. La Casa de Alba es propietaria de un paisaje atribuido a Rembrandt, pero debe descansar plácidamente en el Palacio de Liria lejos de los ojos del público y de expertos. En cuanto a grabados cabe mencionar los de la Biblioteca Nacional, que ya le dedicó una exposición en 2006.

Sin embargo, pese a esta exposición no deja de llamar la atención la falta de interés del Museo del Prado con respecto al arte holandés. Me refiero al las piezas holandesas que el museo guarda en sus almacenes. Mientras todos alaban la colección de pintura holandesa del Thyssen, nadie repara en las casi 200 piezas que el Prado dice tener en su página web. Está claro que el museo cuenta con colecciones más importantes, pero ¿No decían hace años que la ampliación serviría para exponer otras colecciones que hasta ahora habían estado en almacenes? Parece ser que se referían sólo al arte español del siglo XIX, porque el resto de colecciones sigue escondida.

No sé a que está esperando el museo para estudiar y reordenar todas esas piezas, para exhibirlas (si no todas, al menos una selección de las más importantes) y a publicar un catálogo con todas las obras. Debe ser que dicha tarea no entusiasma mucho en el Prado. pero qué mejor ocasión que la exposición sobre Rembrandt para anunciar al menos un interés o un indicio de querer hacer algo por estas obras?

La pintura holandesa del Prado es como los billetes de 500 euros, existen aunque nadie los ha visto. Según la web oficial, además de la ya citada obra de Rembrand, el museo cuenta con pinturas de los siguientes artistas holandeses: Mathías Stomer, Salomón de Bray, Pieter Claesz, Willem Claesz Heda, Jan Davidsz de Heem, Philips Wouwerman, Adriaen van Ostade, Jan Both, Herman van Swanevelt, Jacob van Ruisdael, Gerard Ter Borch y Gabriel Metsu.

No estamos hablando de obras anónimas. Sus autores son figuras importantes de la pintura holandesa y sus obras se exhiben en los grandes museos de Europa. Sólo espero que algún días se decidan, y den a conocer estas piezas como se merecen.